viernes, 15 de marzo de 2013

EN EDAD DE ESQUELA




El día a día, a poco que te fijes y seas consciente de lo que a tu alrededor acontece, puedes sacar mucho provecho. Detalles insignificantes para unos y dignos de ser desapercibidos por otros, pueden ser muy valorados por ti. La insignificancia de unos, puede ser el usufructo de otros. En mi caso me lo aplico.
Algo así me aconteció en una reciente comida en la que conversaba con el Dr. Carlos Sanchez de Medina. Como buen hombre curtido en las batallas con bisturí ante los maléficos estados de las vías urinarias (es médico urólogo, para los que no tengan el gusto de conocerlo), sabe en no pocas ocasiones sacarle buena punta hasta la pieza más roma por muy dura que sea.  Con lo que ahora os relato, se confirmó lo que antes asevero.
En esta ocasión se autocalificó de estar ya en EDAD DE ESQUELA pues haber llegado a la edad de las 70 primaveras y ya “está jubilado del seguro”, no lo está del todo para la actividad profesional liberal. Tiene sus achaques, pero todavía se da buena ardid en la asistencia al paciente con problemas en “sus bajos”; más bien de forma clínica más que quirúrgica, pues eso casi lo cede a los “urólogos chaveas”, como el dice…
Sobra decir, que no es lo que se dice un “chavea” y que como buen avión de batalla, regresa ya del frente con algún tiro en sus alas, pero la veteranía es un grado y no pocos me dan cuenta que su ojo clínico no lo ha perdido y que sigue siendo bien valorado por sus pacientes. No pocos de los que nos consideramos acólitos suyo, con devoción celebramos esas salidas jocosas, comentarios a degüello y calificativos con gracejo que a algunos nos dedica en nuestras reuniones periódicas en el Colegio de Médicos.
En este caso, siento tener que disentir de su estratificación cronológica tan desfavorable. Los años no le pasan en balde (ni a nadie…) y si bien no pensamos que su documento nacional de identidad fuera editado por los fenicios, los años son los años, pero su valía al igual que el buen vino se crece con los días.
Tras su oportuna autorización y con su beneplácito por adelantado, “le amenacé” con ser utilizado como musa de mi próxima participación en mi blog, a lo que aceptó y no creo pensara que saliera este comentario como me ha salido…

Don Carlos, no anda en edad de esquela….
!!! más bien anda en edad de chavea ¡¡¡¡

ANOTACIONES DICCIONARIALES:
Anexo algunas de las palabras cuyo significado puede ser desconocido por el lector:
-       Jubilado del seguro: Que se ha jubilado en su trabajo como médico para la administración sanitaria nacional o de la comunidad autónoma a la que pertenece.
-       Achaque: malestar, enfermedad de escasa entidad clínica o queja de escasa repercusión general. Generalmente muy asociada a la edad de esquela.
-       Bajos: región genital y por ampliación, las vías urinarias humanas.
-       Chavea: chaval o persona que no se le encuadra ni por asomo en la edad de esquela.

En la entrañable, loable, real y magnánima ciudad de Jerez de la Frontera, en el decimoquinto día del mes de marzo del dosmiltreceavo año del natalicio de nuestro Señor Jesucristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada